dimecres, 28 de novembre de 2012

La financiación de las PYMES. Eliseu Santandreu a Diari Sabadell el 23-11


Según una reciente encuesta del Banco Central Europeo (BCE) sobre la financiación de las pymes de la eurozona, realizada por 7.514 empresas de la UE: «el acceso a créditos bancarios, sigue deteriorándose»  También se indica en la misma encuesta que el 15% de créditos solicitados fueron rechazados. Otros datos destacan que el coste de un préstamo de un millón de euros a vencimiento entre uno y cinco años, -el más habitual entre las pymes- se situó en España, en agosto pasado en el 6,61%. Por la misma financiación, una compañía radicada en Alemania paga un 3,81%, una francesa un 4,02% y la media de la zona euro del 4,15%. Resulta muy difícil ser competitivo cuando una empresa española que produce y vende lo mismo que una alemana haya de pagar un 50% más en concepto de coste de la  financiación.


La carestía de los préstamos bancarios es especialmente grave en España debido a la tradicional dependencia de las micro y pymes españolas, que suponen el 70% de sus fuentes de financiación, mientras en EEUU no supera el 20%; en Alemania y Francia un 50% e, Italia, está en la línea de España con un 67%, A la vista de la evolución negativa en la concesión de créditos desde el año 2008 es preciso que las micro y pymes españolas –las empresas grandes tienen diseñadas sus propias estructuras de financiación- fueran reduciendo paulatinamente esa dependencia de los bancos hasta lograr cifras más equilibradas acordes con las empresas europeas.
Una excesiva dependencia del crédito bancario conduce, como ocurre actualmente que cuando el sector bancario entra en crisis, los problemas para obtener financiación son mucho mayores que en épocas normales. 

Por otro lado, el crédito a micros y pymes ha venido suponiendo un porcentaje muy importante de su negocio para las Cajas de Ahorros y los bancos medianos, que son, precisamente, las entidades financieras que han experimentado los ajustes más duros, lo cual ha venido a agravar aún más la concesión de préstamos, tanto en necesidades para el circulante como para las inversiones.

En el actual contexto es difícil prever si la concesión de créditos llegue a reactivarse en breve. El problema no es que no haya demanda solvente, sino que la oferta se ha restringido extraordinariamente. Cuando existe demanda, la cuestión se limita a negociar el precio y condiciones del crédito. Pero cuando esas entidades no  conceden créditos, es decir, cuando se reduce la oferta, las empresas  no tienen más solución que adaptarse a un nuevo entorno en el cual la concesión de créditos no volverá a ser, en la práctica bancaria, como fue antes de la crisis.

Por otra parte, para abrir nuevas vías a la financiación de las pymes, los responsables políticos deben introducir cambios en la regulación financiera y en el sistema fiscal. Pero más importante es propagar un cambio de mentalidad de empresarios y bancos en la operativa considerada tradicional para alcanzar una economía realmente moderna y competitiva, desafíos a los que tiene que  dar respuesta este país lo antes posible.

La desaceleración de la economía está estrechamente asociada a la caída de la oferta de crédito. Por un lado reduce la demanda, y, por otro está condicionada al perfil de riesgo de los demandantes, aspecto que los bancos deben analizar detenidamente a fin de contener la morosidad y evitar lo que ha venido sucediendo. Si a ello se añade que la banca está inmersa en un proceso de saneamiento de sus balances, el resultado es el cierre del grifo del crédito que aún no da visos de flexibilizarse.

1 comentari:

daa ha dit...



Manténgase conectado de forma no parada gracia nuestros paquetes ofrecen créditos entre
individuos disponible día y noche tiene una tasa de interés del 2%
A partir de 191 euros de correo electrónico solo. contacto: mickaelduboquet@gmail.com